El CÍRCULO TURÍSTICO DE CANARIAS nace con el propósito de ser una plataforma abierta, integradora y transversal que de voz a todos los Colectivos, Asociaciones, entes o empresarios vinculados de forma directa o indirecta al sector turístico.

Una apuesta conjunta que pretende sumar propuestas, ideas y mejoras para construir entre todos una economía turística más sostenible y democrática con el fin de compartir la riqueza de unos recursos  que permita generar riqueza y nuevas oportunidades para todos.

Hasta la fecha, sólo se habían tenido en consideración por parte de nuestros mandatarios a las patronales hoteleras y/o extra-hoteleras como referentes únicos de todo el sector, que aunque por supuesto, deben formar parte, no han de hacerlo de una manera exclusiva.

No resulta coherente que un Consejo Consultivo de Turismo  promovido por el Gobierno de Canarias haya quedado en desfase en tanto en cuanto no es inclusivo y está reservado a unos pocos.

Los tiempos han cambiado y nosotros tenemos que cambiar con ellos. El modelo que algunos denominan de éxito de los últimos 30 años, ya no puede ser la receta del futuro. Adaptarnos a una nueva era digital, flexible y dinámica ha de ser la ruta, eso sí, sin ponerle puertas al campo.

Hoy casi hablamos más del viajero que nos demanda experiencias y vivencias que del turista tradicional. Debemos adelantarnos y ser pioneros, adoptando nuevas estrategias. Debemos innovar, renovarnos, reformar lo reformable, pero, ante todo procurar una economía más sana y respetuosa con nuestro medio ambiente. El cambio climático no es una quimera, es un hecho que exige acciones inmediatas. No dejamos de vivir en un territorio extremadamente frágil y fragmentado.  Tenemos la responsabilidad de garantizar a nuestros hijos un futuro mejor que inevitablemente pasa por un  modelo formativo acorde a nuestras necesidades.

Cada decisión que se toma afecta a un espectro mucho más amplio de la economía y sociedad canaria. Sectores, como por ejemplo la restauración, el comercio, el inmobiliario, la automoción, la construcción e incluso la agricultura y educación, se ven directamente afectadas por el devenir del turismo.

Se trata de que todos podamos disponer de la  posibilidad de trasladar opiniones, propuestas y en un futuro a corto plazo,  formar parte en las decisiones de un sector de vital importancia. Vivimos básicamente del turismo. 

Se plantea como un punto de encuentro inclusivo,  abierto, apolítico e independiente, donde expresarnos, unirnos y sobre todo, aportar nuestra experiencia y conocimiento con el fin de lograr la mayor prosperidad para nuestro Archipiélago.

Son muchos los peligros derivados de una globalización y concentración de multinacionales que dominan las reglas del juego turístico.

La idea es que entre todos consensuemos unas directrices fundamentales, plurales, solidarias y éticas que todos podamos defender.  Una ventana que canalice propuestas que todos podamos suscribir. Un primer paso hacia la unión en la defensa de un futuro mejor. Y por último, un espacio donde apoyarnos mutuamente.

Top